Maquillaje (Segunda parte)

Lo prometido es deuda!
La semana pasada colgué un post sobre maquillaje donde expliqué como hacer una buena base, un maquillaje natural y un par de formas distintas de lucir el eyerliner.
Hoy os muestro unos maquillajes más atrevidos.
Empezamos por el smokey clásico donde el negro en nuestros párpados es el protagonista.
Cuando vamos a realizar maquillajes tan fuertes en los ojos, recomiendo NO ponernos la base aún (más adelante explicaré el por qué).
Para comenzar, debemos aplicarnos bastante crema hidratante ya que nos vamos a maquillar mucho y, supongo que no querrán una piel estropeada. En segundo lugar, si queremos que el maquillaje nos dure bastante y de forma perfecta, recomiendo utilizar una prebase por todo el párpado. Este tipo de cremas prepara la piel hidratándola, minimiza el tamaño de los poros y disminuye las imperfecciones, además de conseguir una larga duración del maquillaje. Os recomiendo la prebase de L'Oreal Studio Secrets Professional,  me encanta efecto que deja. Yo, ahora no he empleado dicha crema ya que únicamente me he maquillado para el post y no pretendo conseguir una larga duración.
Ahora, comencemos a maquillarnos!
Estos son los tipos de eyerliners que existen:

En lápiz de toda la vida, líquido y tipo rotulador o carboncillo como yo le llamo.

Lo aplicamos en la zona superior sin importar el grosor ya que luego pintaremos todo el párpado del mismo tono. (En esta ocasión he utilizado el lápiz pero, para ocasiones especiales suelo emplear el líquido porque deja un efecto más llamativo).
Con ayuda de un pincel mediano pintaremos con sombra de ojos negra todo el párpado móvil.


Una vez concluido, con otro tono como puede ser marrón o gris (en esta ocasión he utilizado un gris) pintamos la zona superior y a su vez, difuminamos el color a medida que ascendemos.


Cuando hayamos acabado, aprovechamos los pequeños polvos que se nos han caído bajo los ojos y los extendemos por la línea inferior de las pestañas.


Ahora un paso muy importante, con un tono claro como puede ser el blanco, nos damos unos toques de luz en la zona del lagrimal. Si no lo hacemos dará una sensación de unos ojos demasiados oscuros y fríos.


Para terminar con los ojos, los tres pasos básicos de siempre: aplicar lápiz de ojos en la water line (la zona interior, de la línea inferior del ojo), rizar las pestañas y aplicar máscara.


Una vez hemos terminado con los ojos ya podemos maquillarnos. Así, podemos eliminar los restos de maquillaje que se han caído sobre nuestras mejillas con ayuda de una toallita desmaquillante. Sin embargo, si nos hubiéramos aplicado antes la base, a la hora de retirar el polvo sobre nuestras mejillas también hubiéramos retirado la base.


La aplicación de la base es la misma que expliqué la semana pasada. Aplicándola por toda la cara y con ayuda de un iluminador, dar luz a las zonas que queramos destacar.
Por último, he empleado un tono marrón para el colorete y un gloss de labios en un tono rosa que aporta mucho brillo.


Y este es el efecto final!

Smokey clásico, os gusta?

Cierto es que el famoso smokey es una apuesta segura. Últimamente siempre triunfa pero, en la temporada que estamos, el color está presente en todo así que, también lo está en el maquillaje.
Todo un must have esta temporada es el azul. Yo me he decidido por un turquesa muy llamativo que iré difuminando sobre el párpado a medida que asciende.


Los pasos a seguir son exactamente similares a los que hicimos antes. Primero con ayuda de un eyerliner marcamos la línea superior del ojo.


Luego, aplicamos la sombra más llamativa en el párpado móvil.


Y dejamos la sombra más clara para la parte superior, sin olvidarnos de la zona del lagrimal (en ambas zonas me he aplicado el mismo tono).



A continuación, al igual que con el maquillaje anterior, difuminamos la parte inferior del ojo con ayuda de una pequeña esponja y nos pintamos la water line con el mismo lápiz con el que comenzamos el proceso.



Ahora, utilizamos el rizador de pestañas una vez más, un poco de máscara y retiramos los polvos que se han caído para aplicarnos la base!
Cuando hayamos acabado este proceso, seguimos con el de siempre: un poco de colorete y brillo de labios (para ambas cosas he escogido un tono rosa muy cálido).
 Y este es el resultado.


¿Qué os parece?

Para terminar este post, he elegido mi favorito (y el más natural de todos).
Se trata de aplicar una sombra de ojos mostaza en el párpado y un marrón oscuro en la parte superior (al contrario que los anteriores que van de oscuros a más claros).

No nos olvidamos de la línea inferior.



Y tampoco de un tono blanco para la zona del lagrimal.


AHORA, ALGO DIFERENTE! Con ayuda de un lápiz grueso de color dorado, damos puntos de luz sobre el párpado móvil.


Este lápiz me encanta porque va dejando algo de purpurina a su paso (por lo que debemos tener cuidado o sino, pareceremos una máscara de carnaval).

Acto seguido, realizamos la raya inferior del ojo con un lápiz negro y nos aplicamos un poco de máscara de pestañas.

Para terminar con este look, aplicamos la base, algo de colorete y un brillo de labios. (Para todo ello he usado tonos marrones).

Es mi preferido porque es algo más natural que los anteriores y te sirve tanto para un evento de noche como para uno de día. La diferencia está en que para la noche debemos aplicar con mayor intensidad las sombras de ojos.
A mí me encanta, y a ustedes?


Hasta aquí el post de hoy! Espero que les haya gustado y les sirva de ayuda.
Disfrutad del fin de semana!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario