Rayos del sol

Aprovechando la pequeña ola de calor que se prevé para este finde, somos muchos los que aprovecharemos para ir a la playa y conseguir ese color moreno que tanto nos gusta. Pero, hay que confesar que deseamos ese tono lo antes posible y en numerosas ocasiones nos exponemos al sol horas y horas, sin tener en cuenta las consecuencias.
Nuestra piel sufre muchísimo al estar demasiado tiempo bajo el sol, se reseca y más bien terminamos con un tono rojizo, más que bronceados, y lejos de estar morenos nos convertimos por un par de días en “gambas” como yo lo llamo, además de sufrir quemaduras.
Creo que todos hemos experimentado alguna vez esa extraña sensación entre dolor y calor que es casi inexplicable pero, que todos sabemos comprender. Y es por ello por lo que me decidí a escribir, no por explicar lo bueno o malo que implica el tomar el sol de manera desmesurada (cosa que todos más o menos conocemos), sino en la forma de intentar paliar esa situación tan incómoda.
Lo más común para estas situaciones es utilizar cremas after – sun, que son las más propicias para tan duros momentos. Aparte de refrescar, dar confort y alivio al cuerpo, nos ayudan a prolongar el moreno y evitar que nos descueremos, cuales lagartos.
Pero, también existen multitud de remedios caseros que nos ayudan de manera natural a refrigerar y a hidratar nuestro cuerpo sin necesidad de utilizar productos artificiales.
Uno de ellos es utilizar leche muy fría, ya que su función es exactamente igual a la de un after-sun de farmacia y al ser natural, no corremos el riesgo de que nos pueda hacer daño. Ojo no es meternos en la ducha con un cartucho de leche, sino impregnar un algodón o gasa y pasarlo por las zonas afectadas.
Otro muy bueno es el uso de la “pita sabia” o aloe vera, esta planta posee numerosas propiedades y una de ellas es aliviar la quemazón producida por el sol. Si la pelamos y la ponemos en la nevera ayudará a que esté más fresca y aparte nos aguantará algo más de tiempo.
Para la cara y en especial para la gente que tiene la piel grasa (entre los que me incluyo), que no se pueden echar muchos productos por contener un alto contenido graso existen “mascarillas naturales” que no sólo alivia sino que también sirve de hidratante a la par que exfolia, porque evita las típicas pieles muertas. Consiste en mezclar un yogur natural con un par de cucharaditas de azúcar y dejar reposar en la cara unos minutos. Después de aclarar con agua notaremos una clara diferencia. Para mí, es uno de los trucos de las abuelas que mejor me suele ir.
Otro truco, que os puede servir en cualquier momento, (no sólo para cuando cogemos sol) es utilizar las típicas rodajas de pepino. Aunque parezca una tontería, los pepinos ayudan a hidratar la zona de alrededor de los ojos sin dañarlos pues se trata de una zona especialmente sensible y que en muchas ocasiones olvidamos prestar atención.
También, recordar hidratar los labios que suele ser otra de las partes que siempre olvidamos y de las que más suelen sufrir las inclemencias del tiempo. El uso de bálsamos ayudan a mantenerlos hidratados y porque no, más atractivos.
Ya para finalizar, no olvidarnos de usar bastante protección solar para así evitar todos estos males, y cuando vayamos a la playa, ser precavidos siempre ayudará.
Sin más me despido hasta la próxima no sin antes desearles un muy buen fin de semana. 

Playa de Amadores.

Playa de Las Canteras.

El faro de Maspalomas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada